Las baterías de un vehículo eléctrico tienen cuatro modos de recarga: tres en corriente alterna (AC) y uno en corriente continua (DC).

 

Los diferentes niveles de comunicación y control del proceso de recarga se denominan modos de recarga, que son los siguientes:

 

Modo 1 de recarga

Conexión directa con un cable a una toma de corriente clásica (tipo Schuko) donde no existe ningún tipo de comunicación con el vehículo. No es el método de recarga más adecuado para cargar un coche eléctrico con mucha potencia de carga y baterías de alta capacidad. La corriente máxima recomendada para este modo en cargas largas es de 10A (2,3kW).

 

Modo 2 de recarga

Conexión directa con un cable que dispone de un adaptador con dispositivos de seguridad y comunicación a una toma de corriente clásica. Se puede alcanzar una potencia máxima de 7,4 kW en tensión monofásica y hasta 22 kW en trifásica, con una corriente máxima de 32 A por fase.

 

recarga coche eléctrico

Modo 3 de recarga

Cargador instalado en la pared con pistola de recarga integrada o toma universal. Integra todo los sistemas de seguridad y comunicación. Al igual que en modo 2, se puede alcanzar una potencia máxima de 7,4 kW en tensión monofásica y hasta 22 kW en trifásica, con una corriente máxima de 32 A por fase.

 

Modo 4 de recarga

Carga en DC, que permite proporcionar mucha carga en poco tiempo y soporta potencias de recarga que oscilan entre los 22 kW y los 50 kW.

 

volvo recarga